16 de diciembre de 2012

"De óxido y hueso" (2012)


Para terminar este fin de semana de cine, quiero hablar brevemente de esta película francesa que me ha sorprendido totalmente.

Decidí verla sólo conociendo la sinopsis y a la actriz protagonista, Marion Cotillard. No se trataba de una película comercial ni había sido promocionada en absoluto, al menos en mi entorno cotidiano. ¿Qué me iba a encontrar cuando la viera? 

Superó mis expectativas, muchísimo... La película nos habla de personajes muy humanos, muy reales, y atormentados o asfixiados por problemas de lo más actuales como son el paro y la invalidez inesperada. Es una película sencilla, directa, cruda, que muestra las cosas tal cual son, sin edulcorantes, y ahí radica para mí uno de sus encantos. 

Nos cuenta la historia de amor de sus protagonistas, pero sin valerse de fórmulas explotadísimas y recursos vistos hasta la saciedad. Él no es un príncipe azul, aunque tenga un corazón noble y mire a Stephanie como a una mujer y no como a una inválida. Ella tampoco es una heroína de cuento, tiene miedo y celos, y vuelca demasiadas expectativas en él cuando todavía no se sabe ni lo que son juntos. Pero al final convergen en el mismo punto.

El trabajo de los protagonistas es excepcional. Marion Cotillard como Stephanie, la joven que pierde las piernas en un terrible accidente laboral, resulta conmovedora. Matthias Schoenaerts como Ali, un hombre sin trabajo, sin recursos y al cuidado de su hijo de cinco años, está fantástico. No conocía a este actor, pero ya he visto que sabe lo que es interpretar.

Película muy recomendable para aquellos que quieran disfrutar de una historia de amor un poco diferente, con personajes nada glamourosos pero más humanos que la mayoría en el mundo del celuloide.



SPOILERS!!!!!!
Una de mis escenas favoritas es cuando hacia el final, Ali recibe la llamad de Stephanie estando en el hospital y cuando ella va a colgar, él le suplica que no lo haga, que no lo deje, y le acaba confesando que la quiere... toda su frialdad desaparece de un plumazo. La vida lo ha golpeado duramente, haciéndole ver el valor de poder tener a alguien a tu lado, de tener un compañero, y comprendiendo que Stephanie se había convertido en esa compañera para él. Ella, reafirma sus sentimientos por él y se lo dejo claro.

Otra escena genial, divertida, cotidiana, fresca y muy natural es cuando ambos acaban en el baño porque ella necesita ir... sin palabras.


8 comentarios:

  1. Peliculón. Soy fan de las pelis poco comerciales, de argumentos crudos y que cuentan historias, como ésta por ejemplo, no me gustan los bodrios comercialoides que nos envían desde los Estados Juntitos. Y tengo una especial debilidad por las actrices francesas, como Marion Cotillard (qué mujer), Eva Green, Isabelle Adjani, Charlotte Gainsbourg (con su indigesto Anticristo, del rarísimo Von Trier, gafapastismo extremo sólo para estómagos de acero) o Julie Delpy. Porque creo que son actrices antes que caras guapas, que también, y eso se nota mucho al actuar.

    Bueno, tras esta disgresión, también debo alabar al desconocido protagonista, que encarna a un ser sin cerebro, sin escrúpulos e irresponsable pero con toneladas de humanidad en su interior. La escena del lago helado te pone los pelos de punta y cuando se derrumba en el hospital casi se te cae la lagrimita, y eso que yo soy un ser sin sentimientos, o casi :P

    En fin, me repito, peliculón, que sólo conseguimos ver en un cine "de segunda", a horarios intempestivos y con apenas 5 personas en la sala, una auténtica gozada y una delicia, recomendadísima para quien quiera ver una buena peli que le toque la fibra, le haga pensar y pese a todo quiera salir con buen sabor de boca del cine.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo que dices, y además me recordaste la sobrecogedora escena del hielo, ufffff menuda tensión, yo pensaba que acabaría peor...

      Eliminar
  2. También quería dejar constancia de los efectos especiales. Que parece que una peli de este estilo no los necesite, pero los hay, y muy buenos, tanto que ni se notan. A veces no hace falta ir a ver algo de ciencia-ficción con peleas de naves espaciales para ver hasta dónde han llegado las técnicas de composición digital.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy contigo al 100%. Nadie podíadecir que Marion no había perdido las piernas, menuda pasada de efectos... a mí se me ponía la piel de gallina al verla.

      Eliminar
    2. Me respondo. Esto pasa por no googlear antes de meter el comentario.

      http://www.behance.net/gallery/De-Rouille-et-dOs/4996985

      xD

      Eliminar
    3. Pues que hubiera quedado mejor el link junto con el comentario, y no como un pegote después. Las prisas, oiga :D

      Eliminar
    4. En cualquier caso, pasada de vídeo!!, es que parecía tan auténtico, que ni pensaba que fueran efectos!

      Eliminar

Si has llegado hasta aquí, no lo dudes más, déjame ese comentario que está marinando en tu mente :D te estaré muy agradecida ;)