¿Aceptas los cambios en tus amistades?

El otro día, después de una comida de reencuentros, estuve conversando con una vieja amiga y acabamos reflexionando sobre esto. Conforme pasan los años, me doy más cuenta de que no podemos contentar a todo el mundo. Y ya no hablo de los desconocidos o compañeros de trabajo eventuales, sino de los propios amigos. Es imposible tenerlos a todos felices al mismo tiempo, comprobado por experiencia.

 A veces hay que hacer verdaderos malabarismos para poder encajar citas y reuniones con todos ellos, y casi siempre sucede lo mismo, llega un momento en que tenemos que elegir si quedar con X o acudir a una cena con Y y Z. Es una pena que en esos momentos no podamos duplicar el tiempo o clonarnos. Al final eliges y X o bienY y Z se sentirán un poco dejados de lado, aunque a lo mejor los veas el fin de semana siguiente.

Un caso todavía más radical de esto es cuando las circunstancias de la vida cambian, nuestro entorno académico o laboral, nuestro estado sentimental, nuestro círculo de amistades, incluso nuestro estado anímico y físico... y algunas personas no son capaces de aceptar esta realidad impepinable. Si de pronto tienes pareja, verás menos a tus amigos, lógicamente, pues bien, algunos amigos no lo entienden. Si has conocido a gente nueva, querrás quedar también con esta gente nueva en tus ratos libres, y ya no podrás compartir tanto tiempo con los amigos de antes, lógicamente, pues bien, algunos amigos no lo entienden. Si has sufrido un revés en la vida y te sientes mal por dentro no te apetecerá quedar y salir mucho por ahí, lógicamente, pues bien, algunos amigos... Y así se podrían enumerar muchos casos más.

Creo que sí lo entienden, son cosas demasiado lógicas como para que no las entiendan, el problema es que no quieren aceptarlo, quizá sea un rasgo típicamente humano. Yo no soy menos humana que ellos, y he sufrido la situación desde ambos lados de la barrera. Siempre fastidia que alguien deje de verte tanto porque tiene otras cosas en su vida, pero al menos entiendo lo que ocurre y lo respeto. Procuro pensar, creo que acertadamente, que le sigo importando lo mismo a esa persona, pero que las circunstancias cambiantes e inevitables de la vida le impiden estar conmigo como estaba antes.


Supongo que al final todo depende de nuestro grado de madurez, nuestra comprensión y nuestra confianza en la gente. Podemos tomar actitudes muy distintas frente a este hecho universal y yo opto por comprender y aceptar.

Comentarios

  1. ¡Hola!

    ¡Cuánta verdad se encierra en esta entrada! Me he sentido muy identificada con casi todo y sé lo duro que es querer darse cuenta y aceptar los cambios que trae la vida y que influyen en las amistades. Todas las amistades tienen crisis y superarlas las harán más fuerte pero el problema está en cuando no se superan y eso sólo significa que la amistad se ha roto. Hay una cosa que no te comparto (algo que es soy rara) pero yo cuando estoy mal, lo que me apetece es salir de casa y estar con los amigos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya que sí, también en la amistad hay altos y bajos, no es sólo cosa de las relaciones sentimentales :) y también necesitan de comprensión y de saber aceptar cuando las cosas cambian.
      Sobre lo que dices de ti, bueno, hay mucha gente así, que prefiere salir y estar con amigos en esos momentos, yo no, yo primero necesito soledad, introspección y cuando encuentro la fuerza dentro de mí, entonces sí quiero salir y ver a mi gente otra vez :) cada cual tiene su método :P

      Besotes!

      Eliminar

Publicar un comentario

Si has llegado hasta aquí, no lo dudes más, déjame ese comentario que está marinando en tu mente :D te estaré muy agradecida ;)

Entradas populares de este blog

"The Rich Man's Daughter" (serie filipina - 2015)

El libro de los enigmas de Sherlock Holmes

"Buscando el Norte" (serie española 2016)

Saint Seiya: amor imposible

"Never forever" (2007)

Volviendo a los orígenes frikis...

Sony Ericsson Xperia mini pro y Samsung Galaxy Y Pro

"Becks" (2017)